La memoria

Hoy en el blog de Future-Design, hablamos de la memoria, una capacidad a la que muchos denominan “la inteligencia de los tontos”, pero, ¿Recordáis siempre dónde habéis dejado el móvil?, ¿Y las llaves de casa?, y que me decís de esa sensación cuándo vais a la cocina y cuando llegáis no recordáis exactamente para que estáis allí.

 La memoria, como el resto de nuestras capacidades cerebrales, está conectada con el resto, y si no se ejercita y se potencia, con la edad (a partir de los 25 para ser más exactos), empieza a deteriorarse, afectando a otras capacidades cerebrales, como la atención, la escucha, la concentración, etc.

Es por ello que hoy haremos una introducción sobre la memoria, y en posteriores post desarrollaremos técnicas para ejercitarla.

 Pero, ¿Qué es realmente la memoria?, la memoria no es solo un “almacén de datos”, La memoria es un proceso mediante el cual podemos reconocer, localizar, almacenar, fijar, conservar y recuperar los hechos pasados y las experiencias que se formaron al percibir la realidad.

Pero ¿Cómo funciona?, en un primer momento nuestro cerebro registra aquello de la realidad que nos ha llamado la atención, dicho registro se produce mediante los sentidos, y pasa a almacenarse a lo que se denomina memoria a corto plazo, esta memoria, tiene una duración de 30 segundos, y a excepción de los cerebros privilegiados, sólo puede almacenar de 7 a 9 items a la vez, por lo que si no repasamos la información o utilizamos alguna regla nemotécnica, lo más probable es que aquello que nos había llamado la atención, pasadas 24 horas caiga en el olvido.

Una vez que lo que nos ha llamado la atención, queda bien “grabado” en la memoria a corto plazo, si lo repasamos (aunque sea mentalmente), pasa a la memoria a largo plazo, dónde efectivamente quedan almacenados todos los datos.

¿Os ha pasado alguna vez qué os acordáis de algo y no sabéis por qué? Esto se debe a que muchos de nuestros recuerdos pasan a formar parte de nuestro inconsciente, y si recibimos un estímulo del exterior, cómo un olor familiar, una canción que nos marcó o una imagen que nos gusta, nuestro cerebro automáticamente relaciona ese registro sensorial con el recuerdo almacenado en el inconsciente y el recuerdo sale a relucir automáticamente en nuestra mente.

Este proceso de relación, es lo que se llama “memoria relacional”, y es un tipo de memoria, qué en neurociencia, se llama “memoria principal”; este tipo de memoria es la que más fácil le resulta a nuestro cerebro de utilizar para almacenar datos.

Pero, ¿Por qué? Porque es mucho más fácil para él recordar un elemento nuevo si va relacionado con otro elemento “antiguo”, que ya conoce. Es por esto, por lo que nos cuesta tanto recordar datos, o elementos nuevos, pero en cuanto vemos alguna pequeña relación con un elemento que ya conocemos o con algo que ya hemos estudiado, todo se torna mucho más sencillo.

Los otros tipos de memoria principal de los que dispone el cerebro humano son: la memoria visual, la auditiva, y la articulatoria.

Si os fijáis bien o si recordáis alguna de las reglas nemotécnicas que nos enseñaban de pequeños, caso todas tenían que ver con formar palabras, recitar las capitales en forma de canción, crear frases con las iniciales de alguna lista de elementos, relacionar las formas de los países del mapa con elementos cotidianos, etc.

Por otro lado, la memoria articulatoria, está íntimamente relacionada con nuestro lenguaje y nos permite recordar, leer y articular palabras, sin que estas estén ni si quiera enteras. Para comprobar esto, os propongo que hagáis el siguiente ejercicio:

“Sgeun un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears estan ersciats, la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esten ecsritas en la psiocion cocrrtea. El rsteo peude estar ttaaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams.  Esto es pquore no lemeos cada ltera por si msima, snio que la paalbra es un tdoo.

Pesornamelnte me preace icrneilbe…”

 Podría apostar, sin miedo a equivocarme a que el 100% de vosotros ha sido capaz de leer el texto sin dificultad alguna, y esto es precisamente porque nuestro cerebro recuerda y asocia las palabras sin necesidad de que estén completas o bien escritas.

 

_La memoria es el centinela del cerebro._- William Shakespeare

 

En próximos post, seguiremos indagando sobre la memoria y su importancia, y cómo podemos potenciarla y desarrollarla.

Y tú, ¿Quieres elevar el potencial de tu cerebro?

¿Te gustaría descubrir qué tipo de memoria es más fácil de utilizar para ti?

¿Quieres ver cómo en 4 días puedes conseguir aumentar tu capacidad?

Ponte en contacto con nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s