HABLEMOS DEL ESTRÉS…

¿Sabías que el estrés destruye conexiones neuronales, incluso pudiendo llegar a destruir neuronas?

 Esto sucede porque las vías neuro-químicas asociadas al estrés, afectan a numerosas zonas del cerebro, por medio de bucles de retroalimentación.

El proceso se inicia cuando nos sentimos amenazados, ya sea una amenaza real, infundida o intuida, dicha amenaza, activa los centros sensoriales y de razonamiento del cortex. Éste, envía un mensaje a la amígdala, que actúa como de “mediadora” de nuestra respuesta hacia el estrés, y libera una hormona que estimula el tallo cerebral, que activa el sistema simpático a través de la médula espinal.

En respuesta, nuestras glándulas suprarrenales liberan adrenalina (curiosamente, la hormona del estrés), esta hormona, además de otras liberadas en el proceso, actúan sobre músculos, corazón y pulmones, preparando al cuerpo para una “lucha o huida” (instintos básicos del cerebro reptiliano ante una amenaza).

 Como veis, el estrés además de producirnos, cambios de humor, afectar a nuestra concentración y estado de ánimo, también nos afecta de manera física y nos daña, pudiendo incluso llevarnos a un estado de depresión, por la caída de la dopamina, y la reducción de nuestro hipocampo, ya que el estrés provoca la muerte de células en el hipocampo, son varios los estudios que revelan que el tamaño de dicha región se reduce entre un 10 y un 20 por ciento en los deprimidos y semejante deterioro puede incluso crear problemas de memoria.

El secreto del bienestar no es llorar por el pasado, preocuparse por el futuro o anticipar problemas, sino vivir en el momento presente sabiamente.-Buda.

Por suerte, existen métodos para combatirlos al alcance de todos nosotros. Lo primero que tienes que hacer es observarte de dos maneras diferentes:

  1. Intrapersonal, es decir, escuchar a nuestro cuerpo: salivación, respiración y postura.
  2. Interpersonal: mente, emociones, relaciones.

 Cuando hayamos observado estos factores en nosotros mismos, y vemos de qué forma nos está afectando el estrés, tenemos que pensar que actividades nos relajan o qué acciones podemos realizar para despejar nuestra mente: Respirar, confiar, delegar, soltar algo qué nos mantiene atados y nos pesa…

Algo muy útil, es encontrar algo, ya sea contar hasta 10, respirar hondo tres veces, ir a tomar el aire 10 minutos, lo que sea, qué podamos hacer en cualquier momento que nos sintamos estresados, de esta forma siempre tendremos el remedio a mano.

Por último, si llevas una vida muy estresada, es imprescindible que te fijes unos momentos de relajación al día, si a estos minutos de relajación los unes con meditación, los beneficios serán:

  1. Mejorará tu inteligencia.
  2. Aumentará la capacidad de percepción y memoria.
  3. Aumentará tu capacidad de resolución de conflictos.
  4. Aumentará tu capacidad de atención.
  5. Aumentará tu capacidad de aprendizaje.
  6. Aprenderás a responder de forma sana al estrés.
  7. Aumentará la calidad de tu sueño.
  8. Disminuirá tu ansiedad.
  9. Disminuirán tus tensiones y tus miedos.
  10. Disminuirá el riesgo de padecer enfermedades.
  11. Mejorará tu salud y tu equilibrio Neuro – biológico.

 

Y tú, ¿Quieres saber que método anti-estrés va más contigo?

¿Te gustaría aprender técnicas para tomar el control de tu cuerpo?

¿Quieres aprender a meditar y no sabes cómo empezar?

¿A qué estas renunciando por el estrés?

Ponte en contacto con nosotros y empieza hoy a tomar el control.

http://www.future-design.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s