“La lógica te lleva de A a B, la imaginación te lleva a todas partes.” – Albert Einstein

¿Sabías que, al imaginar se activan las mismas áreas neuronales que cuando “lo hacemos de verdad”?

Cuando estamos imaginando, nuestros neuro-transmisores, recorren los mismos caminos de activación neuronal, y aprendemos a realizar lo que estamos imaginando.

El problema es que según vamos creciendo, y nos centramos en nuestra realidad, y en los hechos de la vida diaria, se nos olvida que tenemos esa capacidad evolutiva que podríamos utilizar incluso en el trabajo.

Pero, ¿Qué es la imaginación? Según la definición que nos aporta la RAE, la imaginación es: “La facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales.”    Pero, también la define cómo: “Facilidad para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, etc.”

De hecho, muchos deportistas profesionales, la utilizan para realizar visualizaciones de sus jugadas y de las posibles jugadas del rival, y se imaginan cómo van a ganar su siguiente partido, de esta forma cuándo llegan al campo o pista, les es mucho más fácil recrear aquello que se han imaginado, porque para su cerebro ya ha pasado, y por lo tanto lo ha aprendido, y sólo tienen que repetirlo.

_En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento._

Pero, ¿Cómo podemos entrenar nuestra imaginación para que juegue a nuestro favor?

Primero elige un aspecto que desees mejorar, ya que será la clave esencial para crear las imágenes en nuestro cerebro.

Tenemos que concentrarnos en aquello que queremos lograr, no en aquello que no queremos.

Luego, imagina que ya dominas o que ya tienes aquello que quieres conseguir, imagínate haciéndolo o teniéndolo, de esta forma le estas proporcionando imágenes a tu cerebro en las aquello que deseas ya es una realidad, por lo que le costará mucho menos ponerse a trabajar para conseguirlo.

Otro punto clave, relacionado con el punto anterior, es imaginar en tiempo presente y no en futuro, además de facilitarle las cosas a nuestro cerebro como comentábamos antes, nos dará seguridad y confianza, lo que producirá liberación de oxitocina y estaremos más motivados para seguir adelante.

Una vez hayas cumplido con los puntos anteriores, dota a esa imagen imaginada de emociones positivas, las emociones son esenciales en el proceso de aprendizaje, y son las que van a “grabar”, con mayor o menor intensidad los conocimientos y su memoria posterior.

Una vez hayamos añadido las emociones, empezaremos con los detalles sensoriales, (colores, olores, temperatura, sensaciones, etc). Cuantas más sensaciones relacionadas con lo que queremos lograr, más efecto tendrá.

Por último, intenta estar concentrad@ en esa imagen el mayor tiempo posible, para que se quede totalmente grabada en nuestro cerebro y nuestra memoria.

Y tú, ¿Cómo utilizas tu imaginación?

¿Sabes cómo usarla?

¿Sabías que tenía todos estos beneficios?

Ponte en contacto con nosotros y aprende a manejar tu cerebro para que éste trabaje para ti, y te ayude a conseguir todo aquello que deseas de manera eficiente.

http://www.future-design.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s